Benno 33Cl Ver más grande

Benno 33Cl

13286

Origen: Austria
Tipo: Trapense
Color: Ambar
Graduación: 6,9º

Más detalles

4,10 €

Ficha técnica

CategoríaTrapense
ColorÁmbar
OrigenAustria
TipoAle
GraduaciónMedia(5-7º)

Más


Benno es una cerveza de estilo Saison fabricada en la Abadía de Engelszell (Austria) y es una de las primera cervezas, fuera de los Países Bajos, en lograr la denominación “Authentic Trappist Product”.
Una cerveza Belgian Ale que tiene un color ambarino claro que va acompañado de una corona de espuma blanca excepcional. Su carácter tan marcado hace que sea una muestra clara del saber hacer de los monjes de la abadía de Stift Engelszell. Un aroma afrutado con notas de miel que le aportan suavidad, además de ese toque ahumado que consigue gracias a la malta tostada. En boca destacan dos la malta y las levaduras dando ese carácter que unido a sua su sabor floral hacen que se vuelva una cerveza ligeramente afrutada, aromas de mandarina, frutas tropicales, mermelada de albaricoque y amaretto. La cerveza es suave al paladar con un ligero sabor a naranja y un toque de limón. El regusto es seco, especiado con un ligero amargor de pomelo.
La única abadía trapense de Austria se incorporó a la exclusiva red de cerveceros con el sello oficial de cervezas trapenses en 2012. Fue la segunda abadía no belga después de los holandeses de Brouwerj de Koningshoeven con su La Trappe. Desde entonces los nuevos siempre han sido de fuera de Belgica. EEUU, Holanda, Italia e inglaterra. En este caso Esta abadía fundada en 1293 se ha tomado muy en serio su papel y producen cervezas exquisitas y de corte tradicional y belga.
La cerveza trapense Benno tiene un color anaranjado del otoño con intensos reflejos rojos, lo que nos hace pensar en un día soleado de otoño en el valle del Danubio. La cerveza trapense Benno poseen finas burbujas para una espuma compacta que libera aromas complejos de flores de lúpulo frescos. Después de una combinación de lúpulos de Alsacia Strissel Spalter libera todo su poder y todo su sabor. Impulsado por un agradable aroma a malta, la cerveza trapense ofrece un acabado muy armonioso. El nombre de la cerveza trapense Benno se debe al Padre Benno Stumpf.
El maridaje recomendado para esta cerveza son platos con carne, como el gulash o el cordero asado. También es ideal para acompañar aperitivos y platos con quesos.

La abadía de Engelszell nació como monasterio cisterciense y la fundó el obispo de Passau nada menos que en 1293. En su larga historía, como también muchas otras abadías, sufrió incendios y crisis, tanto financieras como vocacionales, por estar en el epicentro de la reforma protestante. Hasta 1925 no pasó a refundarse como monasterio trapense. Pasó a tener el rango de abadía en 1931. Durante la II guerra mundial la llegó a ocupar la Gestapo y los monjes expulsados o encerrados, alguno de ellos en el campo de concentración de Dachau. Al final de la guerra, tras el fallecimiento de varios monjes, la comunidad quedó diezmada, y los que quedaban vivos se unieron a los monjes trapenses expulsados de Bosnia.
Antes de empezar a producir cerveza trapense en 1992, siempre se han sustentado con la producción de alimentos agrícolas y queso. Situados en un entorno rural y muy natural, utilizan materias primas de la zona y ecológicas para producir gran cantidad de productos alimentarios. Es la característica tradicional y el modo de vida de la orden de Trapa.
Cervezas para la quietud, como ellos mismos promulgan, hay que dar tiempo y quietud a lo bueno. Puede ser un buen resumen de la manera de hacer de esta comunidad. Dejar que la naturaleza siga su ritmo y dar tiempo a la fermentación, maduración y el almacenamiento de la cerveza. A la naturaleza no se le fuerza.
La fábrica de cerveza la inauguraron en 2012 y desde entonces producen sobre todo tres cervezas, Nivard, Benno y Gregorius. Esta se basaban en el modelo belga, aunque después han incorporado más influencia austriaca con cervezas como la Zwick en 2020. Para todas ellas, cuentan con ingredientes de proximidad. Malta de cebada y trigo de Austria y malta de Baviera. Para el lúpulo cuentan con la zona de Muhlvierten que es la gran zona productora de lúpulo de Austria.
En el caso de esta cervecera, es probablemente la de menor producción de todas las que tienen el sello trapense. Esto hace que sean cervezas super exclusivas y escasas.
Hay que recordar que los beneficios en la venta de cervezas u otros productos se dedican al mantenimiento de la Abadía de Engelszell y de las instalaciones necesarias para la producción.