Timmermans Griotteke 75Cl Ver más grande

Timmermans Griotteke 75Cl

14492

Origen: Bélgica
Familia: Especial
Estilo: Lambic and belgian sour ale
Sub estilo: Fruit lambic-style Oude Schaarbeekse Kriek
Color: Roja
Graduación: 6,7º

Más detalles

23,10 €

Ficha técnica

CategoríaEspeciales
ColorRoja
OrigenBélgica
TipoLambic
TonoRoja
GraduaciónMedia(5-7º)

Más

La Timmermans Griotteke es una auténtica Oude Schaarbeekse Kriek. Perfecto coupage entre una lambic joven macerada con cerezas Schaerbeek durante 6 meses y una lambic que además ha envejecido 6 meses en barricas de Pinot Noir y Borgoña. A razón de 240 gramos de fruta por litro de lambic, con refermentación en botella. Griotteke se caracteriza por su delicioso aroma y la fresca acidez de las cerezas frescas y un toque vinoso. Se presenta en una botella negra y es una Edición Limitada. Sus ingredientes: Malta de cebada, cerezas, trigo, lúpulo y agua.

La fábrica Timmermans comenzó con una granja en el pueblo de Itterbeek en 1692, a unos pocos metros de la iglesia. La cervecería agrícola tenía el nombre de 'Het Molleke', relacionado con el paisaje montañoso de la región.
A finales del siglo XIX se amplió la finca con una maltería, una fruticultura y una posada. A principios del siglo 20, la joven pareja Celina Walraevens y Frans Timmermans detuvieron las actividades de la finca para concentrar sus energías en la cervecería. Después de la muerte de Frans Timmermans en 1959, Paul Van Cutsem, yerno de Frans, lo rebautizó como Brouwerij Timmermans.
En 1993, Anthony Martin salvó la cervecería y algunos años después protegió el monumento para preservar el patrimonio de esta histórica cervecería lambic. Anthony Martin y su equipo hicieron un trabajo inmenso en la calidad de las tradicionales Oude Gueuze & Oude Kriek lo que les permitió innovar con una lambic blanca única y el portafolio de lambic afrutado y más tarde con cervezas como Lambic & Stout.
Por tanto una tradición familiar de más de 300 años, desde 1702, que Timmermans elabora en Itterbeek la Gueuze Lambic, a algunos kilómetros del centro de Bruselas. A la sazón, la cervecería era conocida con el nombre de «Cervecería del Topo».

En mayo del año 1814, el tesorero municipal tomó nota de una declaración de que Jacobus Walravens había encendido cuatro veces el fuego debajo de sus teteras. Estas marmitas de cerveza tenían un contenido de 15 hectolitros. La pequeña cervecería llamada “De Mol” estaba ubicada en un edificio de piedra con techo de paja. La cervecería tenía dos hervidores de cerveza, dos cubas y un recipiente de refrigeración. Producía tres o cuatro lotes de cerveza pequeña al año. La cerveza chica es una cerveza que contiene muy poco alcohol y que históricamente se producía para el consumo diario. Los cuatro lotes de 1500 litros que se elaboraban al año estaban destinados a cubrir las necesidades del relevo.
Un relevo era una estación donde se cambiaban los caballos de las diligencias. Esto podría ser una granja, una taberna o una cervecería por donde pasaba mucha gente. Los visitantes podían disfrutar de una comida o una bebida mientras se enjaezaba una yunta fresca de caballos. En otras palabras, un repetidor era una infraestructura polivalente. Probablemente había un peón presente que podía reemplazar o sujetar una herradura suelta.
Esta pequeña granja perteneció a Peeter Verheylewegen (1747). Su hijo Hendrick, también agricultor, dirigió una pequeña destilería durante un tiempo. En 1781, abrió una cervecería en la granja de sus padres. Elabora cerveza durante más de una cuarta parte del año. Según los registros parroquiales de Dilbeek, Peeter Verheylewegen nació el 25 de mayo de 1690. La cervecería fue arrendada a Jacobus Walravens en 1814. Jacobus fue sucedido por su hijo Charles y luego por Jean y Paul Joseph, quienes administraron la cervecería hasta bien entrado el siglo XIX. siglo. Los registros municipales de 1816 afirman que era mesonero.
La producción había aumentado a 700 hl en 1834. En el proceso de elaboración de la cerveza se utilizaron un total de 750 kg de lúpulo, 142 kg de trigo y 284 kg de malta de cebada. A juzgar por la proporción de malta de trigo y cebada, podemos concluir que la cervecería producía Lambic en ese momento.
Un acta firmada con fecha de 9 de junio de 1832 ante el notario Jean Baptiste Van den Eeckhoudt de St Kwintens Lennik indica que la granja denominada «Het Molleke» y situada en el distrito de Itterbeek, así como las herramientas de la cervecera, pasaron a manos de la viuda Anna Catherina Verheylewegen.
Acto seguido, la granja-cervecera fue heredada por Guilelmus De Doncker y Maria Theresia Lindemans, Anna-Catherina De Doncker y Eugenius Gustavius Van de Putte. Un acta del 11 de septiembre de 1897 menciona luego los nombres de Paulus Josephus Walravens y Albertina De Smedt.
Tras el deceso del matrimonio, la propiedad pasó a manos de su yerno Gerardus Franciscus Timmermans el 18 de septiembre de 1911, según registró el notario Charles Marie Joseph Claes de Bruselas. El hombre poseía ya la fábrica de cerveza de Leeuw-Saint-Pierre. Impacta, por lo demás, comprobar que en esta breve descripción ya figuran varios nombres de la familia de cerveceras que todavía funcionan en la actualidad.
La cerveza Lambic, la Faro y la cerveza de marzo de la cervecería Walravens se nombran claramente en 1866 en el proceso verbal de una venta pública en Bruselas. Estas cervezas estaban presentes en
grandes cantidades en las bodegas del cabaretero Michel Van Begin, fallecido en diciembre de 1866. Estaba claro que la cervecera de la familia Walravens encaraba activamente una expansión.
Por lo demás, el diario La Gazette de Bruxelles mencionaba en la sección de agricultura, industria y comercio de uno de sus números de 1863 la existencia del Lambic, de la Faro y de la cerveza de marzo o «cerveza del hogar» y apuntaba que estos brebajes se consumían como cervezas de mesa y se vendían en barriles de 25 litros.
Varios registros de comercio de los siglos XVI y XVII nos enseñan que nuestras cervezas artesanales se vendían mucho en Oriente. Mencionan un pedido de 200 botellas de Gueuze-Lambic a través del agregado comercial de Constantinopla para un fabricante de Bruselas. Estas botellas se expidieron a Constantinopla a cuenta del sultán Abdul Medjid.
El nombre Lambic proviene de «alambique». Las cubas de fabricación de cerveza actuales siguen teniendo la particular forma de un alambique, como los que se usan en Francia para destilar el Calvados. El alambique es un aparato que llegó a nosotros proveniente del norte de África, mediante España. Es originario de Oriente Medio. Inicialmente, la cerveza se elaboraba en una cuba abierta y se mezclaba a mano con ayuda de espátulas de madera.
La federación cervecera conoce aún hoy «la Orden del fourquet», la pala agujereada con que se remueve la cerveza. La cocción acontecía, evidentemente, en cubas relativamente pequeñas. El uso del alambique también conllevó la aparición de grandes recipientes de cobre. Los fabricantes empleaban trigo y cebada para producir cerveza y buena parte de ellos trabajaban asimismo como destiladores de ginebra por aquel entonces. El destilado de ginebra se reguló en Bélgica hacia finales del siglo XX a través de la ley sobre la ebriedad pública, llamada «ley Van de Velde».
Un gran cambio acaeció en 1911, cuando la hija pequeña de Paul Walravens, Celina, contrajo matrimonio con Frans Timmermans, hijo de un fabricante de Zuun. La pareja puso fin a las actividades de la granja y de los cultivos y dedicó toda su energía a la fabricación de cerveza. Ello quería decir que, a partir de entonces, había que comprar las cerezas, pues, hasta entonces, las cervezas afrutadas se producían utilizando las cosechas de la huerta. Actualmente, hay una pequeña cervecería que fabrica Kriek con cerezas de cosecha propia; sin embargo, en caso de una mala añada, su producción se ve limitada o incluso interrumpida.
En 1920, la casa de postas fue clausurada y derruida. En su lugar, se levantó la estructura actual. Frans se convirtió en el burgomaestre de la ciudad de Itterbeek, que dirigió durante años desde la fábrica de cerveza. Al cabo de su muerte, su yerno Paul Van Cutsem rebautizó la cervecería «De Mol» y pasó a llamarla «Timmermans».
Miembro de la «Finest Beer Selection», de Anthony Martin desde 1993, Timmermans ha sabido preservar su autenticidad y su savoir-faire y aunarlo con la pericia única del grupo John Martin.