Kasteel Rouge 33Cl Ver más grande

Kasteel Rouge 33Cl

12249

Origen: Bélgica
Familia: Especial
Estilo: Fruit beer
Sub estilo: Fruit beer
Color: Roja
Graduación: 8º

Más detalles

Disponible

2,15 €

7,88 € por Litro

Ficha técnica

CategoríaEspeciales
ColorRoja
OrigenBélgica
TipoEspecial
TonoRojo oscuro
GraduaciónAlta(7-9º)

Más

Kasteel Rouge es una cerveza belga producida por la cervecería Brouwerij Van Honsebrouck. La cerveza tiene un color rojizo oscuro y es conocida por su sabor dulce y agrio, con notas de cereza, caramelo y un toque de vainilla. Espuma blanquecina, se obtiene mediante la mezcla de Kasteel negra que se ha dejado a madurar durante al menos 6 meses con guindas. Fuerte sabor a cereza y un postgusto ácido que permanece en el paladar durante unos segundos. Hay una amargura moderada de las cerezas y casi insignificantes las notas a lúpulo y a malta. La cerveza Kasteel Rouge es una mezcla de la cerveza Kasteel Donker y el licor de cerezas, que se utiliza en confitería. La mezcla de estos dos excelentes productos da como resultado una cerveza excepcional. Una cerveza predominantemente dulce con reminiscencias de la negra original.
En cuanto a su aroma, la cerveza tiene notas de cereza, caramelo y vainilla, además de un toque afrutado y especiado. Se recomienda maridar con postres o platos con sabor dulce, como tartas o quesos añejos.

La fábrica Brouwerij Van Honsebrouck se encuentra en Belgica y ha sido fundada en 1811, convirtiéndose en una de las cervecerías más antiguas de Bélgica. A lo largo de su historia, la fábrica ha experimentado con diferentes estilos de cerveza y ha logrado crear cervezas únicas y de gran calidad.
Una curiosidad sobre la cerveza Kasteel Rouge es que es una de las pocas cervezas belgas que combinan un estilo tradicional belga con un toque moderno, gracias a su mezcla de cerveza oscura y Kriek. Además, su sabor dulce y agrio la hace ideal para aquellos que buscan una cerveza con un sabor distinto y equilibrado.
Amandus Van Honsebrouck, un granjero y alcalde de Werken, donde también funda una fábrica de cerveza.
Después de la repentina muerte de Amandus, su hijo Emile se hace cargo de la fábrica de cerveza a la edad de 21 años. En 1900, Emile Van Honsebrouck se muda a Ingelmunster, el pueblo de nacimiento de su esposa Louise. Encontraron allí la cervecería Sint-Jozef.
La tercera generación, los hijos de Paul Emile y Ernest Van Honsebrouck, pasan a hacerse cargo de la fábrica de cerveza. En 1930 construyen una nueva gran fábrica de malta y en 1939 una sala de elaboración, sala de fermentación, sala de tanques y la planta embotelladora. Pablo y Ernest se centran en cervezas de baja fermentación: bock, exportación y lager.
La elabora la cervecería Kasteel Brouwerij Van Honsebrouck, ubicada en la localidad de Emelgem. El fundador de la dinastía cervecera de la familia Vanhonsebrouck fue Amandus Vanhonsebrouck (1811-1865), alcalde del pueblo de Werken, quien poseía una granja con una cervecería y una destilería. La gama de cervezas Kasteel está inspirada en el castillo de Ingelmunster, propiedad de la familia Vanhonsebrouck desde 1989 y anterior emplazamiento de la fábrica de cerveza. En 2016 la familiar Vanhonsebrouck trasladó la cervecería a la localidad de Emelgem, donde construyó una fábrica conocida por ser la fábrica más moderna de Europa. Hoy en día el negocio sigue en manos de la familia Van Honsebrouck y sus cervezas se exportan a casi todo el mundo. Su catálogo incluye otras marcas de cerveza belga como Filou, Bacchus y St-Louis. Pero la historia de esta cervecería (Van Honsebrouck) comienza en 1900, cuando fundan la cervecería en una pequeña granja. Desde aquí hasta 1953 la producción se centra únicamente en cervezas de tipo lager, hasta que ese año se decide hacer un cambio total a la producción y cambiar a elaborar cervezas de tipo Ale (fermentación alta).A partir de ese momento se elaboraron cervezas de tipo gueuze y lambic, y posteriormente en los años 80, cervezas de refermentación en botella, cervezas de mayor calidad lo que representó todo un éxito que se mantiene hoy y que reconoce a esta cervecera como una de las más avanzadas e innovadoras de Europa.
Luc Van Honsebrouck, hijo de Paul, va a la escuela y fábrica de cerveza haciendo su aprendizaje en Valonia y Alemania. Él se hace cargo de la fábrica de cerveza y le da el nombre de Cervecería Van Honsebrouck.
Luc decide dejar la elaboración de cerveza lager y centrarse en Bacchus, la "Old Brown flamenca '. En 1958 se inicia con Lambic y más tarde con Kriek bajo el nombre de Saint-Louis.
Brewery Van Honsebrouck se convierte en el segundo mayor productor gueuze en Bélgica con una aportación de 700.000 kg de malta. Gracias al patrocinio del Club Brugge desde 1978, la producción de Saint-Louis rompe el récord con 1.000.000 kg de malta en 1981.
En respuesta a la creciente demanda de cervezas rubias fuertes, Van Honsebrouck lanza Brigand, llamada así por el levantamiento del bandido Ingelmunster contra el rey de Francia en 1798.
En 1986 la familia Van Honsebrouck compra el Castillo Ingelmunster y 3 años más tarde lanza Kasteelbier Donker. En 1995 el castillo se amplió para incluir una Tripel, en 2007 con Kasteel Rouge y en el 2008 con una rubia.
Con Xavier Van Honsebrouck la quinta generación se hace cargo de la fábrica de cerveza.
Pero a diferencia de otras cervezas belgas, la familia de las cervezas Kasteel son relativamente jóvenes, aunque tienen una historia detrás muy interesante. En 1986, la familia Van Honsebrouck compra el Castillo de Ingelmunster, una castillo construido en 1075 por el Conde de Flandes, Robrecht de Fries sobre las ruinas de un antiguo monasterio inglés, y donde la cervecera centra sus actos, celebraciones y catas. Cuando la demanda e interés por cervezas tipo abadía más complejas y de mayor cuerpo estaba aumentando en Bélgica. Así fue como se creó la primera cerveza Kasteel, la donker.